Charlas motivacionales en Colombia

-

Los seres humanos tenemos que lidiar constantemente con diferentes problemáticas que se presentan a diario y que pueden afectar negativamente nuestros estados emocionales, llevándonos a tener altos índices de estrés, depresión y ansiedad. Existen diferentes formas de vivir este tipo de situaciones, pero generalmente no se hace nada al respecto, lo que provoca que muchas personas lleven grandes cargas que no los dejan ser realmente felices. Cuando estas situaciones de inconformismo, se vuelven el diario vivir, muchas personas comienzan a desmotivarse y sienten que han perdido el propósito real de la vida, entrando en estados de apatía,  que en muchos casos los llevan a refugiarse en el alcohol, las drogas, el sexo, el juego, o demás adicciones que actualmente son el pan de cada día.

 

Es así como nacen diferentes opciones de charlas motivacionales en Colombia, dictadas por talleristas, maestros y guías, que llevan un mensaje de esperanza a todos aquellos que están sufriendo y han dejado de disfrutar la vida plenamente.  Y es precisamente  por esta razón, que Papá Jaime hace ya más de 20 años creó su empresa Liderazgo Papá Jaime, desde donde creó una serie de programas, como conferencias, talleres y retiros, que lleva no solamente a empresas, sino a cualquier persona interesada en su crecimiento personal, que siente que ha perdido su luz, para que pueda regresar y desaprender lo que le causa sufrimiento y aprenda nuevamente aquello que le puede hacer realmente feliz.

 

El método que aplica Papá Jaime se ha desarrollado durante más de 40 años y se ha probado en miles de niños y niñas que han pasado por su Fundación Niños de los Andes, y a diferencia de muchos otros conferencistas, sus conferencias dejan de ser simples charlas motivacionales en Colombia y se convierten en experiencias donde los participantes despiertan de su inconsciencia, al entender que la vida que están viviendo puede ser diferente al cambiar las creencias y el pensamiento negativo que los hacen sufrir. Cuando se trabaja la consciencia, en lugar de la simple motivación, los cambios que se dan en las personas son reales y se mantienen con el tiempo.

 

La metodología de Papá Jaime en sus charlas motivacionales en Colombia profundiza en el ser de cada participante y lo llevan a que abra la mente, auto observe lo que sucede,  desaprenda y vuelva a aprender. Este es el método que Papá Jaime aplica en todos sus programas y que ha ayudado no solamente a los niños que se han rehabilitado en su Fundación, sino a miles de personas que han querido dejar de lado la depresión, el estrés, la ansiedad y el sufrimiento.

Papá Jaime nos enseña que hoy debemos preocuparnos menos por lo que tenemos que hacer y tener, y pensar mucho más en lo que tenemos que ser, porque cuando nuestro ser está en armonía sólo el amor y la bondad brotan de él, y así todo lo que hagamos, al ser hecho con amor, será maravilloso.

-

Y para poder recibir de una manera adecuada su información, a través de sus conferencias, él nos lleva a prepararnos para que esta información realmente surta efecto.

1. Abrir la mente

Te preguntarás de qué manera puedes transformar tu ser y qué procedimientos debes seguir para lograrlo. La respuesta es mucho más simple de lo que imaginas: no tienes que hacer nada. Sólo debes tratar de ver las cosas de una manera diferente, desde un nuevo ángulo, con una nueva perspectiva y bajo diferentes puntos de vista. Es esa nueva manera de verlo todo, lo que dará lugar a la transformación que estás esperando, porque en cuanto esto suceda tus acciones serán diferentes y automáticamente tu vida cambiará.

 

La mente es como un paracaídas: si no la abres, de nada sirve. Es preciso que te mantengas siempre listo, abierto y receptivo al cambio, para cuestionarte y pensar por ti mismo. No puedes cerrarte a conocer y experimentar la vida, pues ello te conduciría a un estado de pereza mental que terminaría aplastándote.

 

Pero no es cuestión de luchar contra tu esencia, ni de resistirte al cambio, sino de desarrollar una muy buena voluntad para poder ver algo nuevo. Desafortunadamente nos aferramos a lo que conocemos y no queremos ver lo nuevo, como en aquel refrán popular tan condicionador y frustrante que dice: “Es mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Tenemos miedo a la libertad, a la soledad, a volar por nosotros mismos; preferimos ser esclavos de unas creencias, nos atamos voluntariamente y luego nos quejamos de no ser libres. Si tú mismo no eres consciente de tus cadenas, ¿Cómo pretendes liberarte? Lo peor y más peligroso de quien duerme es creer que está despierto y confundir sus sueños con la realidad. Por ello, lo primero que necesitas para despertar es saber que estás durmiendo y sueñas. Cuando entiendes que el sufrimiento y la congoja son creados por ti mismo, puedes comenzar a despertar. Pero depende de ti: puedes dejar que el sufrimiento se vuelva profundo hasta que te hartes y comiences a ver, o despertar hoy por tu propia voluntad.

 

2. Contemplar y auto observar

Cuando te separas inconscientemente de tu esencia, que es el amor, no puedes disfrutar a plenitud de todo lo que la vida te da, porque estás en un estado de temor, que genera un gran vacío interno. Por más que mentalices, racionalices y trates de controlarte, mientras no vuelvas tu mirada hacia adentro a través del silencio, la contemplación y la meditación, no podrás encontrar tu armonía interior, que no es otra cosa que ese balance entre cuerpo, mente, alma y espíritu.

 

Para volver a lo básico, el único camino es la observación. Cuando te observas a ti mismo en contemplación profunda, y ves tus acciones y reacciones, tus hábitos y vicios y la razón por la que respondes así, es cuando te conoces realmente, ya que puedes observarte sin críticas, prejuicios, culpas, justificaciones, y sin miedo de desenmascarar la verdad.

 

3. Desaprender

No es necesario que sufras ni que te dejes perturbar por aquello que has aprendido como la gran verdad. Así como ves el cielo azul y las nubes que pasan continuamente, pintando siluetas efímeras de todas las formas, tamaños y colores, así mismo podrían ser los pensamientos contaminados que has albergado por tanto tiempo en tu mente. No te identifiques con las nubes cuando puedes ser el cielo azul. Ha llegado la hora de desaprender. Puedes despréndete de esos pensamientos y condicionamientos que nublan la razón; deja que ellos continúen yendo y viniendo, pero elige deliberadamente no darles la oportunidad de que te perturben. Porque no son el cielo y el paisaje los que están mal, ni el mundo el que está al revés; es tu percepción de las cosas la que no te deja apreciar el mundo tal como es.

 

Abre bien los ojos para que puedas ver que la infelicidad no proviene de la realidad, sino de falsas ideas, ilusiones, fantasías y deseos. Tienes que quitarte las vendas de los ojos, porque si no ves no puedes descubrir aquello que nubla tu mente. Al observarte a ti mismo estás atento a lo que acontece dentro y fuera de ti. Lo importante es observar todas las ideas, creencias y cadenas limitantes, pero desde otra posición, como si le ocurrieran a otra persona. Lo único que tienes que hacer es tratar de comprenderlas, entenderlas, y así ellas desaparecerán por sí solas una vez entiendas que no existen ni son reales, y están solamente en tu imaginación y en tu programación. ¡Desaprende! Todos tenemos el poder de determinar qué cosas vamos a pensar en un momento dado.

-

Este proceso de transformación muchas veces es doloroso, especialmente cuando te resistes al cambio y no quieres desprenderte de esas máscaras y esos apegos con los que siempre has actuado.

4. Volver a aprender

Si te detienes y piensas en todas las cosas que haces sin comprender siquiera la razón, te darás cuenta de que en medio de tu inconsciencia las sigues realizando habitualmente, porque están instaladas en tu “sistema operativo” (con virus), que rara vez cuestionas.

 

No necesitamos corregir el programa que existe en la mente, sino reemplazarlo por uno que resulte más funcional, construido y desarrollado sobre principios y valores de confianza en sí mismo, fe, pasión, amor, compasión, humildad y solidaridad, creando así un proyecto de vida que fluya con el cambio para que nuestros sueños sean sensacionales realidades y no pesadillas interminables. La idea no es reproducir la excelencia, copiar modelos de seres excelentes, sino que, a través de unos mecanismos elementales y simples, podamos tomar conciencia libremente para diseñar, crear y construir en forma eficaz nuevas estrategias y estados mentales orientados a la felicidad.

 

Si quieres experimentar alguna de las charlas motivacionales en Colombia de Papá Jaime, puedes contactarnos, bien sea de manera particular o a través de tu empresa, y podrás disfrutar de una maravillosa experiencia que cambiará para siempre  tu forma de ver la vida.