Engánchate por lo positivo

Ni tus peores enemigos te pueden hacer tanto daño como tus propios pensamientos.