La verdad mentirosa

Estamos en este momento atrapados y colapsados mental y emocionalmente, con muchísima información basura que proviene del exterior y ya nadie sabe, en medio de este caos de desinformación mediática y de discursos manipuladores y delirantes, cuál es realmente la verdad y qué es mentira, respecto al virus y lo que está sucediendo a nivel mundial con este tema. Lo único que yo estoy viendo, es que el mundo se paralizó y está impactado, más que por el virus del covid-19,  por lo que llamo el virus “M2020″o virus del miedo, que nos está llevando a extremos obsesivos de estrés,  angustia, intolerancia,  histeria colectiva o esquizofrenia paranóica, por lo que en muchos casos  terminamos haciendo inconscientemente cosas en contra de lo que realmente pensamos.

 

Hoy, estés donde estés, confinado o disfrutando de tu libertad, quiero invitarte a que cierres los ojos y las ventanas del exterior e  inhalando profunda y tranquilamente sin prisa te preguntes sinceramente: ¿Estás actuando desde tu corazón, con la luz poderosa que organiza, estructura, reconoce, disuelve, purifica y libera, o desde las sombras de tus creencias limitantes perversas y oscuras de tu mente subconsciente programada, manipulada, asustada o que te encarcela? ¿Dónde estás poniendo tu atención y tu fuerza cuando hablas y actúas; en el amor consciente o en el temor inconsciente?

Si continuamos centrando toda la atención en lo negativo que las redes sociales,  los medios de comunicación y algunos noticieros amarillistas nos comunican o desinforman, estaremos depositando nuestra felicidad en el exterior, perderemos la capacidad de discernir y elegir lo que queremos para nuestras vidas,  perdiendo nuestra libertad en un confinamiento tanto mental como físico. Lo que por todos los medios nos llega desde el exterior, como información única y verdadera, es que lo que debemos hacer y obedecer ciegamente sin cuestionar  absolutamente nada, para supuestamente no contagiarnos del virus, es usar tapabocas, guantes, gorras, geles y antibacteriales, quedándonos aislados en casa, volviéndonos obsesivos con el aseo, teniendo miedo de entrar en contacto con el sol, el agua, el aire, la naturaleza y con los demás y hasta miedo de nuestras propias manos; cuando en realidad existe otra forma diferente de ver y asumir internamente esto que está sucediendo, donde cada uno de nosotros seamos partícipes de la solución, al dejar de vibrar en la energía negra del miedo. 

Creo firmemente que si comenzamos a pensar con consciencia en una solución que venga realmente desde nuestro interior, centrada en el amor y no en el miedo, empezaremos a elevar y fortalecer nuestro sistema inmunológico, podremos ver cómo el miedo se va dispersando y podremos tomar nuevamente las riendas de nuestra vida.

Quiero hacer un llamado a la cordura, al amor y  a la tolerancia, para que comencemos a mirar toda esta situación, esta “INFODEMIA”, con otros ojos, donde aprendamos a cuestionar nuestras creencias, donde filtremos, analicemos e investiguemos  la información que nos llega del exterior, o sea no traguemos entero, porque muchas veces, en lugar de investigar nos vamos en contra de quien está emitiendo un concepto diferente al nuestro. No seamos simplemente parte de la masa, que no piensa y que se deja llevar únicamente por los rumores que escucha o por lo que dicen los demás. 

 

 

Me encantaría  que se diera un cambio radical, un milagro espontáneo, y que así como de un momento a otros el mundo se paralizó, de un momento a otro se diera un reseteo  para que los medios de comunicación, las redes sociales y la información que sale del gobierno, con todos sus políticos y asesores, comenzarán a dar muchas más herramientas para aprender a manejar y controlar nuestras emociones y para activar nuestro escudo protector natural que tenemos para defendernos  de todas las infecciones y enfermedades,  manteniendo nuestro sistema inmunológico alto, incluidos el covid-19 y el virus que yo bauticé “M2020”o virus del miedo.  Tenemos un abanico de infinitas posibilidades y alternativas para trabajar dentro de nuestro interior, para levantar y fortalecer  nuestro sistema inmunológico.

Durante los últimos 47 años de mi vida he visto, no solo a miles de niños que ayudé y rescaté de las calles y alcantarillas, a través de la Fundación Niños de los Andes, sino a miles de personas que han estado sufriendo de depresión, estrés, apegos y múltiples tipos de adicciones y enfermedades, que al cambiar su forma de pensar y aprender a manejar su mente subconsciente, comenzaron a generar nuevas conexiones neuronales en las áreas del cerebro que estaban desconectadas o descalibradas, y lo sorprendente es que de manera milagrosa, por arte de magia, se sanaron, cerrando ciclos de sufrimiento, despertando su consciencia y renaciendo a un mundo nuevo de infinitas posibilidades. Esto sucede porque donde ponemos nuestra atención, ponemos nuestra fuerza creadora o destructiva. 

Tu no eres solamente un cuerpo que de vez en cuando tienes una experiencia espiritual; tu eres un espíritu, eres chispa divina en un cuerpo, experimentando el mundo a través de tus sentidos, es por esto que para  elevar y fortalecer tu sistema inmunológico debes trabajar tu cuerpo, tu mente y tu espíritu de manera integral, simultánea y balanceada.

Me encantaría compartir contigo unos tips para que comiences o continúes en el camino del desbloqueo de tu mente subconsciente, para que logres el gran desafío de tu vida: ser consciente de tu inconsciente, y así dejes de  detonar la amígdala cerebral y el hipotálamo que liberan y regulan hormonas y neurotransmisores como la adrenalina y el cortisol, que nos estresan y generan ese bloqueo energético que se manifiesta  como la enfermedad, ya que cuando sostienes durante un tiempo prolongado los sentimientos de impotencia, miedo, angustia y desesperanza, generas un neurotransmisor, el glutamato, que quema, destruye o mata las neuronas que están en el hipocampo, específicamente las K3. 

Mente:

  • Desprograma tu mente subconsciente y aprende a manejarla. Descarga el audio gratis en www.papajaime.com. Escúchalo con audífonos antes de acostarte y apenas te levantes. 
  • Filtra la información que está entrando a la mente, procura no ver noticieros amarillistas que contaminan tu mente y te hacen vibrar en frecuencias bajas y de miedo.
  • Realiza una dieta diaria durante 21 días de pensamientos negativos y tóxicos.
  • Adquiere el hábito de autoobservar tus emociones y pensamientos negativos y cámbialos  por positivos.

Cuerpo:

  • Realiza ejercicio físico diario, preferiblemente al aire libre todos los días al amanecer. Si puedes incluye sesiones de yoga, meditación dinámica, aeróbicos, pilates, ejercicios hiit, etc.
  • Realiza un ayuno mensual de 24 horas, tomando solo agua y comparte tu comida con alguien que tenga hambre. 
  • Sal al aire libre y recibe el sol en horas de la mañana. 
  • Dale a tu cuerpo una buena alimentación que ayude a aumentar la eficiencia de tu sistema inmunitario consumiendo verduras y frutas frescas, ya que tus reservas minerales se incrementan. Incluye  jugo de limón en ayunas, ajo, almendras, arándanos,brócoli, champiñones, chocolate negro, cúrcuma, ging seng, espinacas, gérmen de trigo, jenjibre, lulo, papaya, limón, naranja,  pomelos,  pimentón rojo, sandía, té verde.

Espíritu: 

  • Medita diariamente preferiblemente al amanecer y antes de ir a dormir. Si oras o haces plegarias, hazlas desde la aceptación y el entendimiento; más que pidiendo, valorando.
  •  Experimenta gratitud diariamente y conéctate con Dios, con la inteligencia superior que te da la vida. 
  • Realiza la magia de hacer actos de amor por los demás, porque cuando das sin esperar recibir nada a cambio tu espíritu se engrandence.

 

Desde hoy cuando salgas de casa, hazlo sin temor, sal a contagiar al mundo con el nuevo virus del amor, que neutraliza, bloquea y destruye al virus del miedo. Confía en Dios, pero además confía en tu corazón, en esa fuerza suprema, en la divinidad, disfruta de la incertidumbre, deja de desperdiciar tu vida inútilmente con el temor a la muerte, porque entonces no estás viviendo,  sino que estás muriendo en vida, y finalmente pase lo que pase siempre nuevos virus van a llegar y tenemos que aprender a convivir con ellos.

Recuerda siempre, que de acuerdo a como mires y percibas la situación será lo que atraerás a tu vida.  Así como este virus, para muchos, desafortunadamente ha sido un infierno, el peor momento de sus vidas y se han sumido en la desesperación, con múltiples consecuencias trágicas y  nefastas, para muchos otros, ha sido una enseñanza para volver a lo básico, a lo elemental, a lo simple, para aprender a amarse a sí mismos, que es el primer paso a la sanación y dar lo mejor de ellos a los demás.

 

(Visited 6.202 times, 28 visits today)

10 comentarios en “La verdad mentirosa”

    1. Gracias Señor Papá Jaime Compartir Tus Conocimientos Y Meditaciónes Gran Bendición Para Mí Eres Una Bella Persona, Tus Palabras Me Llenan De Muy Buena Energía  Maravilloso De Todo Lo Que Nos Has Enseñado
      Tus Conocimientos, Por Esa Energia Tan Bonita Que Tienes, Dios Te Bendiga Siempre Y Que Sigas Siendo Ese Ser Lleno De Luz Eres Luz En El Camino De Muchos, Gracias Por Tu Amor
      Camino De Muchos, Gracias Por Tu Amor Tu Carisma Y Por Contagiarme Mas De Tanta Vida Y Felicidad🙏😊🕊🇨🇴

  1. Alba Teresa Salazar Arana

    Gracias es poco papá Jaime, eres luz en el camino de muchos, gracias por tu amor tu carisma y por contagiarme mas de tanta vida y felicidad que es gratis, y depende solo de cada uno de nosotros. Te amo mucho y te mando un abrazote.

  2. Melissa Gutierrez Gallon

    Gracias por tus enseñanzas, es difícil negar q. Tengo un miedo constate por este virus y aunq recaigo en la depresión, tus meditaciones han sido de gran ayuda, estoy en tumaco y la situación por el descuido y la ignorancia de la gente en el manejo del virus, me ha generado mucho miedo a la hora de salir sumado a q mi papá es diabetico, hipertenso y con epoc, me da terror q el llegue contagiarse. Gracias infinitas gracias por q tus meditaciones me ayudan a levantarme y poder tolerar este miedo q tengo.

Deja un comentario

Ir arriba