Lee

TÓNICO PARA EL ALMA



¿Cómo vencer el miedo al fracaso?

En días pasados a través de las redes sociales realizamos una encuesta que tenía como intención medir el miedo que las personas experimentan más frecuentemente, imaginando que iba a ser el miedo a la muerte, a la soledad o a perder a un ser querido,  los que mayor puntaje iban a tener; pero para mi sorpresa, el que ocupó el número uno, es el mismo que hace poco tiempo también ocupó ese puesto en una encuesta que realizamos a alumnos y maestros de  8 colegios privados y públicos de Colombia: el miedo al fracaso.

Cuando observé que nuevamente ese era el resultado, me detuve un tiempo a pensar cómo un miedo que es prácticamente ficticio, ya que es inventado por la sociedad, podía estar marcando tan fuertemente las mentes de tantas personas. Así mismo como este miedo es creado por nuestras mentes, el significado de fracaso o de éxito también son creados por ella. El fracaso es una creencia impuesta por una sociedad de consumo y se delimita dependiendo del círculo social en el que nos desenvolvemos. Es decir que para unos lo que es fracaso,  puede ser visto como un triunfo y para otros puede ser motivo de frustración, estrés, depresión o suicidio. Los conceptos de éxito y fracaso han evolucionado con el tiempo, y se han ido ajustando y adecuando a lo que la sociedad capitalista nos va marcando y lo que ella va esparciendo por el mundo como la gran verdad.

Lo que vemos hoy de manera muy marcada en nuestra sociedad, es que el éxito y el fracaso están prácticamente delimitados por la cantidad de dinero que tenemos; y eso mismo es lo que delimita a qué ¨nivel¨ de la sociedad pertenecemos. ¿Será entonces que esta exclusión es lo que tanto miedo nos da? ¿Será que no podemos ser felices realmente si no tenemos lo que tanto nos dice la sociedad que debemos tener para serlo? ¿Será que no sentirnos aprobados y reconocidos por los demás, nos hace sentir inferiores a otros  y eso nos tiene tan marcados que nos roba la tranquilidad, y nos causa un gran estrés?

Esta programación a la que estamos sometidos desde niños muchas veces nos corta las alas para hacer lo que realmente quisiéramos hacer, dejándonos una huella indeleble para toda la vida y haciendo que nos desviemos del camino y de nuestra verdadera misión de vida, la cual es: ser felices.

Para lograr dejar de lado el miedo al fracaso debes revisar a profundidad qué conceptos manejan tu vida y así,  poder crear unos nuevos que se adapten a la realidad y te den paz y tranquilidad:

  1. Identificar la creencia: para lograr cambiar tu creencia, debes saber qué es lo que crees acerca del éxito y el fracaso. Debes identificar y cuestionar la creencia que tienes acerca de estos dos conceptos, y revisar dónde aprendiste y formaste esas creencias.  ¿Fueron quizás aprendidas de tus padres que te decían que debías ser perfecto, sacar las mejores notas, ser el mejor estudiante, estudiar para tener dinero, poder y prestigio?  ¿Fuiste programado para buscar el éxito y te la pasas mirando cómo lograrlo y cuando al fin crees tenerlo,   sientes un gran vacío en tu corazón y no sabes cómo llenarlo, y sientes que te estás alejando y desconectando de tu interior, de tu esencia divina?  Es a través de estas emociones que podrás identificar cuál es exactamente la creencia que te hace sufrir y te hace tenerle miedo al fracaso.
  2. Identificar el miedo: de acuerdo con la creencia que tienes, también has creado un miedo.  Debes identificar cómo es el miedo, de dónde viene. ¿Es acaso un miedo por experiencias del pasado o es un miedo por lo que te está sucediendo actualmente y atemoriza lo que viene en el futuro? Puedes tener miedo a que tu familia no se sienta orgullosa de ti, a no tener el dinero suficiente para poder realizar tus sueños y estar a la altura de tu círculo social, a que la gente no te dé la importancia que quisieras, a no encajar dentro de los patrones que dicta la sociedad, etc.
  3. Cambiar de percepción: una vez has encontrado la creencia y el miedo, vas a poder cambiar la percepción de lo que el éxito y el fracaso son para ti. Cuando cambias la forma de mirar rígidamente las cosas, las cosas cambian su forma.  Si antes considerabas que fracasar estaba ligado estrechamente a no tener dinero y eso te causaba miedo, ahora puedes considerar que lo importante es disfrutar plenamente la actividad que realizas, aunque no ganes todo el dinero que supuestamente deberías. El peor fracaso es cuando crees que porque tienes éxito has conquistado tu felicidad, y lo que has hecho es depositar tu felicidad en esa meta, por lo que si no la tienes, sufres; pero si la consigues luego vas a querer más, y vas a sentir un gran vacío, porque estás desconectado de tu esencia divina la cual es fluir amorosamente, disfrutando todo lo que llega a ti, disfrutando incluso de las caídas y las levantadas, pero aprendiendo de ellas, para no volver a repetirlas.

En conclusión, el éxito y el fracaso son la misma energía; uno es la sombra del otro. Eso quiere decir que cuando crees tener éxito, el miedo al fracaso aparece, y cuando fracasas, el miedo a no conseguir el éxito aparece. Por eso, disfruta intensamente cada paso que das, encontrando el amor en cada cosa simple que haces;  agradeciendo y  apreciando lo que llega a tu vida; soltando y fluyendo libremente, sin apegarte al pasado ni al futuro. De esta manera, cada paso que des será una magnífica experiencia que te hará crecer y dar lo mejor de ti a los demás.




Comparte: