Semillas para el Alma

COSECHA LO QUE SIEMBRAS



¿Cómo volver a vivir después de una muerte?

Identifica lo que sucede en tu interior. Anota, en una libreta que guardarás por un tiempo, cada una de las cosas que identifiques en tu caso específico, de acuerdo a tu situación.

a. Plantea el problema. Ejemplo: El ser que amaba se murió y me dejó solo.

b. Identifica la emoción. Ejemplo: Miedo a la soledad.

c. Identifica el sentimiento. Ejemplo: No sé cómo vivir solo, ni quiero hacerlo.

d. Identifica el pensamiento, (cada persona puede tener un pensamiento diferente de acuerdo a la situación). Ejemplo: ¿Por qué tenía que morir antes que yo y dejarme solo?

e. Identifica la creencia. Ejemplo: Siempre debo estar acompañado de alguien para ser feliz. No puedo llegar a mi vejez solo.

2. Experimenta todos estos pensamientos, sentimientos y emociones en tu corazón, hasta el límite, es decir, intensifícalos. No tengas miedo de que esto te cause dolor.

3. Concentra toda tu atención en el origen de ese dolor.

4. Ahora, toma todos esos sentimientos y míralos desde una percepción diferente a ti. Imagina que esos pensamientos, sentimientos y emociones están en una pantalla de cine y tú los observas desde tu asiento, pero no te involucras, ni te asocias con ellos. Simplemente los observas y sólo dejas que fluyan y que pasen. Así, empezarás a disociarte de ese dolor, y verás que todos esos pensamientos han sido creados estrictamente por tu mente contaminada por el ego. Permite que esa creación elaborada por tu mente sea desintegrada, desmaterializada; libérala y suéltala. Entiende que tú no eres esa emoción, no eres esos sentimientos, no eres ese dolor. Sólo obsérvalos y permite que se vayan desmaterializando.

5. A partir de hoy, cada vez que ese pensamiento negativo regrese a tu mente, realiza una afirmación verbal en voz alta y reemplaza ese pensamiento negativo por el opuesto en positivo. Deja que ese pensamiento empiece a emanar libremente de tu corazón, basado en el amor, no en el temor. Ejemplo:

Comienza a pensar que eres un ser lleno de luz, amor, paz y felicidad. De ahora en adelante, debes ser consciente de que eres como una barca que flota, navega y fluye en el mar. Debes estar pendiente de que el agua no entre dentro de la embarcación.

7. Devuélvete en el tiempo, antes de conocer a esa persona que murió, cuando tu vida transcurría normalmente sin ese dolor y la angustia que estás experimentando. ¿Estabas tranquilo y sereno? ¿Disfrutabas de tu vida con lo que tenías en ese momento? Esto te demuestra que la paz y la tranquilidad volverán a ti y podrás revivir esos buenos momentos.

8. Escríbele una carta en la que plasmes todos los sentimientos y emociones que quedaron reprimidos en tu corazón y que quieres liberar. Escríbele todas las cosas que en vida hubieras querido expresarle y que probablemente nunca le dijiste, y todas las que estás sintiendo, ya que esa persona no se encuentra a tu lado. Enciende una vela y comienza a quemar la carta. A medida que se quema, pídele a Dios que te libere de ese dolor y que te ayude a conseguir nuevamente la paz y la tranquilidad.




Comparte: