Semillas para el Alma

COSECHA LO QUE SIEMBRAS



¿Cómo manejo mi soledad?

 

Me siento solo, muy solo y no sé cómo manejar esto.

 

Somos seres totalmente individuales, auténticos y únicos. Si bien durante nuestra vida estamos rodeados de personas que nos acompañan temporalmente de acuerdo a la etapa que estemos viviendo, la realidad es que la soledad es nuestra misma naturaleza, pero no tenemos consciencia de ella, porque desde pequeños nos han enseñado que para sentirnos bien no podemos estar solos, sino acompañados de alguien o de algo. Por esa razón, cuando estábamos solos, buscaban mantenernos ocupados o entretenidos en cosas externas a nosotros, como la compañía de un oso de peluche durante la noche, un televisor, un radio encendido, un libro de cuentos, un juguete.

Por esta razón, creamos una gran barrera entre nuestro interior y las cosas del exterior, y tercamente tratamos de llenar el vacío interior con cosas externas o personas. Pero la realidad es que por más que intentemos llenar ese vacío con cosas externas, nuestra insatisfacción, angustia y miedo a la soledad crecerán.

Lo creas o no, la soledad es tu amiga fiel, pero puede volverse en tu contra si le eres infiel, cuando tratas de reemplazar toda esa infinita paz que ella puede brindarte por los placeres mundanos y ruidosos del exterior. La soledad es tu enemiga cuando no estás contento con el ser que tienes en tu interior.

Si desde hoy tomas consciencia del poder que se encuentra en tu interior y, a través del silencio y la meditación, te dejas abrazar por la soledad, podrás sumergirte y regocijarte en ella. Entonces, en ese lugar que creías que era oscuro, negro y deprimente, encontrarás la luz, encontrarás el amor de Dios.




Comparte: