Lee

TÓNICO PARA EL ALMA



Belleza exterior vs belleza interior

Cuando hablamos de belleza, maquillaje y moda, o sea de la belleza exterior, podemos darnos cuenta que ésta es totalmente superficial, frágil  y temporal, ya que desaparece lentamente ante nuestros ojos, sin que podamos hacer absolutamente nada. Hoy puedes tener el cuerpo más espectacular, la cara más linda, la piel más fresca, el pelo más abundante y brillante, o quizás te puedas hacer las cirugías plásticas más sofisticadas, colocarte los mejores implantes y aplicarte los mejores nutrientes y maquillajes, pero con el tiempo, quieras aceptarlo o no, absolutamente toda tu belleza exterior poco a poco desaparecerá.

En cambio, tu belleza interior es espectacularmente poderosa, infinita, eterna y nada del exterior la puede tocar o destruir, si tu estás despierta y consciente. No existe ninguna cirugía que pueda cambiar tu mundo interior; tu eres la única persona que tiene el poder para cultivar esa belleza interior y descubrir ese mundo espectacularmente exótico, natural y bello, donde la paz que emana de tu corazón, es la fuente inagotable de amor y alegría, y será la que iluminará y resplandecerá tu mundo, cuando tu juventud, lozanía y belleza exterior desaparezcan. Por más que busques insistentemente la fuente de la eterna juventud en el exterior, jamás la podrás encontrar si no retornas hacia el interior de tu SER.

Por esto debes revisar muy bien tu vida, y no permitir que esa búsqueda del brillo obsesivo y compulsivo de la belleza exterior, se pueda convertir en un verdadero obstáculo en tu camino hacia la búsqueda de tu interior. Revisa entonces como está tu interior; si allí lo que encuentras es miedo, temor, angustia, duda, sufrimiento o depresión, querrá decir que estás viviendo y retroalimentándote del exterior, no de tu fuente sagrada que es el amor, el cual solamente está en tu interior. En otras palabras, estás dormida, inconsciente y no te has dado cuenta; y por más que trates de arreglar tus problemas en el exterior, el vacío que esto te generará, jamás lo podrás llenar hasta que enfoques tu mirada a tu interior. Es como querer llenar de agua una vasija con una grieta en el centro: por más agua que le eches, nunca la podrás llenar.

Para lograr esto, no debes renunciar a nada, sino debes elegir la paz en todas las decisiones que tomes. La pregunta clave es: ¿Cómo hacer esto? Sólo cuestiónate si tus decisiones te van a generar paz o perturbación. Si eliges la paz, estarás actuando en el amor, y si te amas a ti misma te sanarás;  pero si eliges la perturbación estarás actuando desde el temor, y tu vida se volverá un infierno.

Por eso insisto tanto, cuando digo que debes revisar como estás pensando, y hacer un filtro de esos pensamientos que están llegando constantemente a tu mente, porque eso es lo que tu sientes y de acuerdo a como te sientas te comportarás. Si tus pensamientos son creativos, positivos y basados en el amor, sentirás paz y tranquilidad, pero si tus pensamientos están basados en el temor, la angustia, la comparación y la búsqueda de aprobación, es decir en el EGO, siempre sufrirás y lamentablemente no lograrás tu verdadera paz interior.

No te preocupes tanto si tu belleza y juventud acaban y aparecen las arrugas en tu piel, porque esto es un proceso natural; lo que si es trascendentalmente peligroso, es que por culpa de tu ignorancia e inconsciencia dejes que tu belleza interior se opaque y tu espíritu se “arrugue”, porque es allí cuando te encontrarás con el sufrimiento y la frustración.




Comparte: