Semillas para el Alma

COSECHA LO QUE SIEMBRAS



¿Cómo dejar mi adicción a la droga?

Lo primero que debes hacer es realizar un plan de acción, donde vas a tener que desarrollar tu fuerza de voluntad y tu consciencia.

Realiza un plan donde involucres cuerpo, mente y espíritu y síguelo al pie de la letra durante mínimo 40 días.

 

1. Realiza un ayuno para iniciar tu plan. Este ayuno dura 24 horas, en las cuales tomarás solamente agua, para liberarte de las toxinas guardadas durante años en tu organismo y para que ejercites tu fuerza de voluntad. Comparte la comida que no te vas a comer durante esas 24 horas con una persona que tenga hambre y se encuentre en la calle. Trata de repetir este ayuno cada seis meses. En caso de que tengas diabetes o uses insulina, no debes ayunar, pero sí puedes comer menos cantidad durante un día.

2. Ejercicio físico diario: es importante que comiences a realizar una rutina diaria de ejercicios, preferiblemente al amanecer y en la naturaleza (entre las 4 y 6 AM, es cuando la energía en el ambiente está en su mayor potencia). Recomiendo que esta rutina dure mínimo 40 minutos. Debes buscar un ejercicio que te guste hacer, algo que solías hacer antes de tener tu vicio. Puede ser caminar, trotar, gimnasio o algún deporte. En caso de que no puedas hacerlo al amanecer, saca espacio durante el día o la noche.

 

A través de la mente, puedes aprender a auto observarte, cuanto te sea posible y todo lo que sucede a tu alrededor, como si le estuviera sucediendo a otra persona. La autoobservación te llevará a vivir una vida con consciencia, lo cual significa que podrás comenzar a disfrutar plenamente tu vida, ya que tú serás el artífice y el creador de tu propio destino. Para que esto sea una realidad en tu vida, tienes que tener disciplina y convertir la auto observación en un hábito diario, porque recuerda que el camino de tu liberación interior está basado en el conocimiento que tú tengas de ti mismo. A largo plazo, tendrás una gran satisfacción.

Para que esto sea una realidad en tu vida, tienes que tener disciplina y convertir la auto observación en un hábito diario, porque recuerda que el camino de tu liberación interior está basado en el conocimiento que tú tengas de ti mismo. A largo plazo, tendrás una gran satisfacción.

Si logras incorporar la auto observación a tu vida, podrás comenzar a pensar con consciencia, a hablar con consciencia y a actuar con consciencia. Esa coherencia entre como hablas, piensas y actúas te llevará a disfrutar a plenitud tu vida y podrás romper todas las cadenas que te estén atando. Dejarás de vivir tu vida de manera condicionada, programada y mecánica, y comenzarás a vivir en el esplendor y la magia del amor que emana naturalmente de tu consciencia.

 

La visualización creativa y la meditación son las herramientas que te guiarán para evolucionar en este campo; pero lo que te potencializará y te ayudará a evolucionar, crecer y trascender es el servicio amoroso a los demás y a todo lo que te rodea, sin esperar ninguna compensación.

Independientemente del tipo de creencias que tengas, para vivir la espiritualidad de una manera profunda, auténtica y simple, es necesario que conviertas las herramientas anteriores en hábitos de vida; esto te dará la fortaleza suficiente para que el espíritu se manifieste libre y espontáneamente a través del pensamiento, la palabra y la obra.

Para lograr evolucionar en este campo, debes:

Utilizar la visualización creativa diariamente como herramienta principal para cambiar tu mundo y atraer a tu vida lo que deseas.

Incorporar la meditación como parte fundamental de tus actividades diarias para poder vivir una vida plena, sin apegos.

Realizar un acto de amor diario con la gente que te rodea con la gente que esté sufriendo sin esperar recibir nada a cambio.

Para profundizar en este tema puedes consultar el libro Te amo… pero soy feliz sin ti.




Comparte: